sábado, 30 de mayo de 2015

Restauración de un Belén completo.

Empezamos la presentación del que será un proyecto duradero y a la vez placentero. Como belenista que soy, sobra decir que todo lo relacionado con el Belén y el Belenismo me apasiona. Y con este proyecto se unen dos grandes pasiones: afición y profesión.

La restauración de este Belén completo, formado por más de 50 figuras antiguas de las fábricas de Olot (fechadas dichas figuras a finales del siglo XIX), realizadas con moldes positivados usando pasta de madera, cáñamo y lienzos.

Como nos hallamos ante un proceso largo en cuanto al número de obras, sobra decir que esta publicación se alargará en el tiempo hasta finalizar con la última de las piezas. Mientras tanto, iremos publicando los avances en el trabajo.

El estado de las obras es propio de su antigüedad y de su uso, pues hasta hace relativamente poco eran utilizadas para montar el anual Belén del colegio donde se guardan. Los faltantes de volumen se traducen en faltas de brazos, cabezas, piernas, manos, pies, patas en el caso de los animales, etcétera. Además de estar cubiertas por grandes depósitos de suciedad.

A continuación vemos algunas imágenes.









Para empezar el proceso, presentamos el trabajo realizado sobre la pieza central del conjunto: El Nacimiento o Misterio. Vemos algunas imágenes del estado inicial.





                                                      




Los problemas de consolidación se subsanaron con adhesivo acrílico en dispersión acuosa, bien por inyección o aplicación directa a pincel. 
La limpieza se realizó utilizando un jabón de ph neutro disuelto en agua a bajas proporciones, para remover los estratos de suciedad adherida sobre la policromía. En determinadas partes fue necesaria la ayuda del bisturí.
Los faltantes de soporte se repusieron mediante estucos sintéticos y pastas de modelado que consiguieran un óptimo nivel de dureza y secado.
Todas las piezas se reintegraron cromáticamente con colores al agua, terminando con colores al barniz. Finalmente, se aplicó un barniz mate a spray para proteger la pieza.







Detalles de la limpieza y reposición de faltantes.

 Resultado final del Nacimiento.


Detalles del resultado final.


viernes, 29 de mayo de 2015

Restauración del lienzo El Buen Pastor.


Estado inicial de la obra.

En esta entrada presentamos el proceso de restauración llevado a cabo sobre una pintura sobre lienzo, de principios del siglo XIX. Se trata de una reproducción del lienzo de Murillo El Buen Pastor (1660), realizado a tamaño académico de 90 x 78 cm. (inferior al tamaño del lienzo original, que es de 123 x 101 cm.). es de autor anónimo y no está fechado ni firmado. 

Las principales alteraciones se encontraban en el lienzo, muy debilitado en los bordes debido a la tensión con el bastidor y leves abolsamientos en la parte inferior derecha; y en la capa pictórica, con levantamientos en forma de cazoletas en determinadas zonas y faltantes de policromía. Presentaba un tono amarillento general, debido al ambiente en el que se encontraba expuesto en el salón del domicilio del particular.


 Detalle del reverso del lienzo.

Detalle de las pérdidas.


 A la obra se le realizó una primera limpieza mecánica con brochas suaves y aspiración. A continuación, se desmontó del bastidor, que se reemplazó por uno nuevo a medida, ya que el anterior estaba deformado y totalmente abierto de cuñas, imposibilitando la reutilización.


Suciedad acumulada tras el bastidor.

Se realizó un empapelado protectivo, a la vez que consolidante, de forma puntual en las partes que presentaban levantamientos. Utilizando para ello coletta italiana. Se puso especial atención, e incluso doble protección, en los bordes, muy debilitados por los clavos que sujetaban la tela al bastidor.

En el reverso se realizó una limpieza mecánica que eliminase, a su vez, la acidez y rigidez de la tela debido al envejecimiento natural del material. Los faltantes de soporte, mínimos y poco numerosos, se solventaron mediante parches de lino teñido adheridos con Beva-Film.


Empapelado puntual de la obra.

  Detalle de la limpieza mecánica del reverso.


 Finalmente, se realizó un refuerzo perimetral de bordes, utilizando lino teñido de forma natural para acercar el tono al lienzo original. Se dispusieron en aspa y la adhesión se realizó mediante al adhesivo acrílico termoplástico Plextol B-500.
El nuevo bastidor fue tratado para evitar ataques de insectos xilófagos, teñido y barnizado con una cera protectora.

 Imagen del reverso terminado y tensado en el bastidor.


Tras esto, procedimos a la limpieza de la capa pictórica. Tras las varias catas realizadas, y el deseo del dueño de la obra, se determinó realizar una media limpieza, sin profundizar en exceso, mediante un jabón neutro en disolución acuosa. El barniz antiguo se encontraba tan oxidado que reblandecía con facilidad en la mezcla acuosa, retirándose rápidamente.


                             
  Detalles del proceso de limpieza.

Antes de seguir, protegimos los colores originales con un estrato de barniz, aplicado con brocha suave. 

Para finalizar la intervención, se realizó el proceso de estucado y texturización de lagunas, para terminar con la reintegración cromática. Ésta se realizó con una base de colores al agua que, tras ser barnizados de forma protectiva, se complementaron con colores al barniz para acercar el tono de la reintegración ilusionista. Con la pulverización del barniz protectivo  finalizamos el proceso.

Detalle de la obra estucada.

Resultado final.





 Detalles de la obra finalizada.