miércoles, 9 de agosto de 2017

Repostero para la Hermandad Sacramental de Hinojos.

Recordamos ahora un trabajo del pasado año 2016.

Se trata de un repostero realizado en damasco morado policromado, de 2'50 x 1'50 metros. Realizado para la Hermandad Sacramental de Hinojos (Huelva). Estrenado con motivo del 100 Aniversario de la llegada de la Imagen de Nuestro Padre Jesús Atado a la Columna, en el año 2016. Siendo un grandísimo placer personal que mi humilde trabajo exornaba el acto en el que mi amigo y compañero Antonio Díaz Arnido presentó su magnífica obra que ilustraba el cartel de dicha efeméride.




En el espacio central del mismo aparece el escudo de la Hermandad Sacramental. En él aparece como motivo central la Custodia con un gran y luminoso resplandor de luz, de la que penden dos racimos de uvas, rodeados por espigas. Hace esto plena alusión al carácter eucarístico del título y dedicación de la Hermandad. Las esquinas de dicho espacio se rematan con grecas y formas vegetales.






En la cartela superior, el Cordero de Dios o Cordero Místico. El animal, haciendo referencia a la expresión de Juan el Bautista al ver a Jesús "He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo", prefigurando ya el cordero eucarístico. Su Sacrificio y el legado de la Eucaristía están íntegramente ligados a la iconografía del Agnus Dei, cuya representación más usual es tocado con aura, en señal de santidad, llevando un estandarte con un Crismón o una cruz latina, sobre el Libro de los Siete Sellos (referencia al Libro del Apocalipsis).

En a cartela inferior aparece el escudo del municipio de Hinojos, en cuyo blasón aparece un pino fustado en sinople, sobre un monte de gules, vustodiado de una espada y la cruz de Santiago, ambas en gules. Va tocado con corona real en el timbre.

En las cuatro esquinas aparecen florones dorados que ocupan los espacios cerrados por los galones que separan las distintas superficies del repostero.




lunes, 7 de agosto de 2017

Virgen Niña. Colegio San Francisco Solano.

Traemos ahora un trabajo bastante reciente, finalizado hace apenas dos meses. Se trata de una escultura de estuco, salida de los talleres olotenses a inicios del siglo XX, que preside la sala-comedor del Colegio San Francisco Solano de Sevilla.
La pieza, muy alterada, mide 70 cm. de altura y presentaba una gran capa de suciedad y numerosos repintes  realizados con pinturas sintéticas. 





Detalle de los repintes en el rostro.








La efigie presentaba varios arañazos, golpes y rozaduras, y partes perdidas en la zona de la base. En ella aparecían clavos para sujetar piezas sueltas que ya no ejercían su función, pues estaban sueltos y oxidados, manchando y dañando el material original.

La intervención empezó con una limpieza superficial en seco de la obra, usando brochas, gomas y bisturí. Se consolidaron las partes rotas y los craquelados con peligro de desprendimiento y, posteriormente, se eliminaron los clavos de la base, encolándose las piezas sueltas y reintegrando volumétricamente las lagunas matéricas. Se realizaron las catas de limpieza y solubilidad.

Cata de limpieza en las manos de la Virgen.


Posteriormente, se limpió la obra de forma físico-química. Para ello se realizó una primera limpieza con jabón neutro diluido en agua a baja proporción, que eliminaba los depósitos superficiales y la capa ennegrecida de la imagen. Tras ello, se realizó una limpieza puntual de repintes utilizando alcohol isopropílico y dimetilsulfóxido, rebajados en agua.




Limpia la escultura, se procedió a aplicar un barniz mate a brocha a modo de estrato protector. Finalmente, con el estucado, texturizado y reintegración cromática, primero con colores al agua y finalmente con colores al barniz. El criterio de reintegración fue ilusionista, salvo en la laguna grande del brazo (donde estaba anteriormente el golpe y el faltante de soporte), que se realizó con regatino debido a su extensión, para hacerla discernible a corta distancia. Se dio por finalizado el proceso con un barnizado final aplicado a spray.


Detalle del rostro y las manos una vez terminado el proceso.


La presentación de la restauración de la talla fue aprovechada para que la Imagen presidiese un altar en la procesión del Corpus Christi del barrio de Nervión, donde se ubica el colegio.






Imágenes de la Virgen presidiendo el altar. 
Autoria de Andrés Quijano de Benito. Gracias, amigo.