Ir al contenido principal

Virgen Niña. Colegio San Francisco Solano.

Traemos ahora un trabajo bastante reciente, finalizado hace apenas dos meses. Se trata de una escultura de estuco, salida de los talleres olotenses a inicios del siglo XX, que preside la sala-comedor del Colegio San Francisco Solano de Sevilla.
La pieza, muy alterada, mide 70 cm. de altura y presentaba una gran capa de suciedad y numerosos repintes  realizados con pinturas sintéticas. 





Detalle de los repintes en el rostro.








La efigie presentaba varios arañazos, golpes y rozaduras, y partes perdidas en la zona de la base. En ella aparecían clavos para sujetar piezas sueltas que ya no ejercían su función, pues estaban sueltos y oxidados, manchando y dañando el material original.

La intervención empezó con una limpieza superficial en seco de la obra, usando brochas, gomas y bisturí. Se consolidaron las partes rotas y los craquelados con peligro de desprendimiento y, posteriormente, se eliminaron los clavos de la base, encolándose las piezas sueltas y reintegrando volumétricamente las lagunas matéricas. Se realizaron las catas de limpieza y solubilidad.

Cata de limpieza en las manos de la Virgen.


Posteriormente, se limpió la obra de forma físico-química. Para ello se realizó una primera limpieza con jabón neutro diluido en agua a baja proporción, que eliminaba los depósitos superficiales y la capa ennegrecida de la imagen. Tras ello, se realizó una limpieza puntual de repintes utilizando alcohol isopropílico y dimetilsulfóxido, rebajados en agua.




Limpia la escultura, se procedió a aplicar un barniz mate a brocha a modo de estrato protector. Finalmente, con el estucado, texturizado y reintegración cromática, primero con colores al agua y finalmente con colores al barniz. El criterio de reintegración fue ilusionista, salvo en la laguna grande del brazo (donde estaba anteriormente el golpe y el faltante de soporte), que se realizó con regatino debido a su extensión, para hacerla discernible a corta distancia. Se dio por finalizado el proceso con un barnizado final aplicado a spray.


Detalle del rostro y las manos una vez terminado el proceso.


La presentación de la restauración de la talla fue aprovechada para que la Imagen presidiese un altar en la procesión del Corpus Christi del barrio de Nervión, donde se ubica el colegio.






Imágenes de la Virgen presidiendo el altar. 
Autoria de Andrés Quijano de Benito. Gracias, amigo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

DISCURSO ICONOGRÁFICO, ICONOLÓGICO Y TÉCNICO DE LA GLORIA Y LAS CARTELAS DEL TECHO DE PALIO DE NUESTRA SEÑORA DE LA AURORA.

Toda representación plástica dentro del arte sacro está altamente fundamentada en relaciones simbólicas e iconográficas. Todo elemento que aparece suele tener una fuerte significación iconológica. Los símbolos artísticos son muy fuertes y están muy presentes en el arte religioso, de ahí que siempre es conveniente realizar un buen planteamiento no sólo de composición espacial, sino también de significado.
Presentamos a continuación la relación y significación iconográfica e iconológica de las escenas que compondrán una parte del nuevo techo de palio de Nuestra Señora de la Aurora, Titular mariana de la Ilustre y Lasaliana Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos de la Santa Cruz, Sagrada Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, Nuestra Señora de la Aurora, María Santísima del Amor, San Juan Bautista de la Salle y Santa Marina, de la ciudad de Sevilla.

Inmaculadas de J. Ribera, A. Cortina y  M. Altomonte, respectivamente.

Las premisas iniciales para la concepción y diseño de la g…

Pequeña restauración figura de Belén de ppios. s. XX.

Hoy traemos una pequeña intervención en una figura de barro cocido de principios del siglo XX, obra del artesano portuense Ángel Martínez. Pertenece a una colección particular.



Imagen general y detalle anteriores a la intervención.

La figura representa un nutrido grupo de ovejas que, junto a la pastora, se disponen a entrar en el corral. Se realizó una limpieza superficial de la obra y se reintegraron tres pequeños faltantes. Todos ellos eran orejas que, debido a su fragilidad (sólo tienen un pequeño alambre a modo de alma) habían saltado. Este tipo de faltantes es muy frecuente en figuras de Belén, teniendo en cuenta su continua manipulación, año tras año, y su almacenamiento a veces poco adecuado.


Imagen general y detalle posteriores a la restauración.


La sorpresa de la intervención fue cuando, al retirar el estrato de suciedad acumulada, se hizo del todo legible el sello que identificaba la pieza como obra de Ángel Martínez (1882-1946), artesano belenista del Puerto de Santa María.

Niño Jesús. Talla de madera policromada.

Para retomar algunos de los trabajos que se han ido realizando, empezamos con una talla de madera estofada y policromada del Niño Jesús de escuela catalana, de finales del XIX o  principios del siglo XX. Iconográficamente, representa la figura de un Jesús infante eucarístico, pues lleva consigo las espigas de trigo, en referencia al pan, y racimos de uva, significando el vino. Tiene 25 cm. de altura.
Presentaba especialmente faltantes de preparación y policromia, así como un gran estrato de suciedad. A destacar también las manchas y salpicaduras de cera, seguramente derivadas del culto privado que habrá tenido la imagen. El

La intervención se centró en realizar una consolidación puntual de los estratos dañados mediante inyecciones de resina acrílica. Posteriormente, se llevó a cabo una limpieza físico-química de la talla.

El faltante volumétrico en el ramillete de espigas se repuso utilizando resina epoxídica bicomponente especial para madera. Una vez seca, se retalló para terminar d…